Fortaleza Enana

Un lugar para hablar de juegos muy especiales

Deadnaut – Primera parte: la escuadra de abordaje

Posted by agustibarrio en 30/01/2015

Fecha 1/10/2220

Cuadrante 039.94, 014.91 – espacio profundo.

Nave militar Sulaco. Tripulantes: 6.

-“No tiene buena pinta…”.

-“No, no la tiene”.

La aproximación al objetivo les estaba llevando mucho más tiempo de lo acostumbrado debido a la gran cantidad de restos flotantes expulsados del blindaje exterior del pecio a causa seguramente de la pérdida de integridad estructural. Tampoco los datos, extraídos del ordenador de a bordo, de que la nave alienígena estaba siendo arrastrada por el campo gravitatorio del planeta gaseoso identificado como V254 permitían tener muchas esperanzas de que la situación fuera a ser idílica. Tanta presión y el desgaste sin duda han dejado su huella sobre el objetivo.

No hay mucha información de los sensores sobre el interior de la nave objetivo.

Los sensores daban ahora una imagen mucho más nítida del objetivo,  un despojo inmemorial de origen alienígena. Según los datos la nave lleva el nombre de Sta’vagh. Diversas formas de vida detectadas en el interior. Baja integridad estructural pero estable en líneas generales, todas las salas accesibles (10 según los datos del escáner). La escasa energía está distribuida potenciando la iluminación, así que la opción de entrar con trajes de baja lectura térmica quedaba descartado, demasiada visibilidad. Los programas informáticos de la nave protegen fuertemente las puertas, sin fluctuaciones relevantes.

Misión: pacificar.

-“Prepare a su escuadrón, Ripley”- ordena suavemente el comandante, con un tono entre profesional y paternal,  mientras trajina la consola que tiene en frente pulsando un par de botones. –“Van a tener que limpiar la nave, hay señales de vida y seguramente no serán amistosos, no responden a nuestras frecuencias de radio.” – dice esto mientras hace un gesto con la mano hacia las señales térmicas del monitor y el ruido de estática de la radio.

-“Ah, y Ripley…no es bueno que agrie su relación con Vazquez. Es una buena soldado.” – esta última frase era una afirmación, no una insinuación. Lo cierto es que Vazquez es en efecto una buena soldado pero algo corta de entendederas y con problemas de disciplina, algo propensa  a no obedecer órdenes y a tomar decisiones por su cuenta.  El viaje hasta este sector del espacio profundo había estado salpicado de continuos incidentes entre la jefa del escuadrón y Vazquez en las salas de entrenamiento táctico.

Malas relaciones entre Vazquez y Ripley y entre Hicks y Apone.

-“No me fío de ella, eso es todo señor” -. La jefa de escuadrón no deja margen para responder al comandante porque suelta la frase lapidaria mientras sale por la escotilla del puente con una energía innecesaria. Ripley no es de las que dejan que los otros tengan la última palabra.

El comandante la observa salir, su rostro agriado no ayuda a suavizar sus arrugas de preocupación. Demasiadas misiones, demasiados problemas, siempre hay un peaje que pagar. Ser el comandante de esta pequeña nave de desechos y despojos, formados por militares y algunos mercenarios no es fácil pero si salen de esta pueden volver a casa ricos.

Hace rotar la silla de mando y activa diversos paneles de la consola principal. Repasa los datos del escuadrón de Ripley. El Sargento Apone es un buen elemento, militar, educado en el arte de la guerra. Le gusta fumar puros. Un buen soldado.

El soldado Apone, experto en eliminar amenazas.

Tiene alguna que otra debilidad pero es un buen soldado. Armado con un rifle balístico, armadura estándar.

Equipamiento de Apone.

El soldado Hudson, el especialista informático, sabe hacer puentes y es el hacker del equipo.

Hudson, el hacker del equipo.

Es un tio raro, muy hablador, inestable. Pone nervioso a otro miembro del equipo si se queda a solas con él, no es un tio agradable para tenerlo de compañero. El comandante chasquea la lengua al repasar el informe sobre él. Mejor no dejarlo solo con nadie…no lo dice pero lo piensa.

El decodificador para pontear puertas y hackear sistemas.

No lleva armas pero sí un aparato decodificador para abrir puertas, hacer puentes y hackear terminales. Mejor no ponerlo en primera línea cuando empiecen los tiros…

El soldado Hicks. Experto en lecturas de escáner, los ojos del escuadrón.

Hicks, los ojos del escuadrón.

Hicks tiene un problema y es que a veces su traje y sus labores dificultan las lecturas de radio y de información del escuadrón, dificultando la transmisión de datos al complejo táctico. Es de esperar interferencias en las señales de radio vinculadas al sonido y data.

Un escáner de mano, vital para recibir lecturas.

Un escáner de mano de tamaño pequeño y una pistola como arma secundaria, nada más.

La soldado Vázquez. Una cabra loca…

Vazquez, la cabra loca pero una buena soldado cuando hay que combatir.

Propensa a ignorar órdenes…mal asunto y Ripley evidentemente tiene motivos para no sentirse a gusto con ella.

Rifle pequeño y cuchillo. Vazquez adora las “hojas” en el cuerpo a cuerpo…

Rifle pequeño, armadura estándar y un carácter complicado.

Ripley, la jefa del escuadrón, el brazo derecho del comandante en operaciones tácticas. Una soldado seria, profesional, muy apta para gestionar momentos de tensión.

Ripley, la jefa de escuadrón.

Al igual que Hicks su traje y cierta propensión a no calibrar bien los sensores provocan pérdidas de las lecturas de las señales del escuadrón e interferencias esporádicas.

Un escudo de campo.

Lleva como arma un escudo estándar, un arma que crea un campo de energía sobre un compañero como protección. Ideal para dar cobertura a los elementos clave del escuadrón en momentos importantes. Ripley es una buena jefa pero su carácter no es muy compatible con algunos de los elementos que hay en el escuadrón. Apone y Hicks tampoco se llevan bien entre ellos dos, caracteres muy opuestos, demasiado.

Un vistazo al informe sobre la nave alienígena indica que la tripulación de la misma es de la especie  desaparecida denominada los Taltzak. Mundo hogar desconocido, una especie con más de 100.000 años de historia,  muy antigua sin duda. Se cree que llegaron a dominar 153.518 sistemas, actualmente se desconoce el motivo por el que desaparecieron sin dejar explicación. Quizás en esta nave encuentren lo que buscan pero antes habrá que lidiar con lo que sea que hay en su interior…

Detalles de la especie alienígena.

Una especie algo furtiva, amantes de la diplomacia pero no dudaban en recurrir a la violencia cuando era necesario.

Ruido de estática. El comandante se pone los cascos y apaga las luces, la consola y las pantallas del puesto de mando empiezan a brillar con fuerza. El pelotón de Ripley ya está emplazado en la nave de abordaje, las lecturas comienzan a llegar a la consola de datos biométricos del puesto de mando.

Datos biométricos, alteración en los datos de Vazquez especialmente.

-“Ripley, lecturas operativas, todo correcto”- la voz del comandante suena profesional, algo metalizada por el efecto del filtro del micro para eliminar interferencias. “EhVazquez, su lectura biométrica indica muchas pulsaciones, ¿todo bien?” – la pregunta era puro formulismo, claro.

…chiiisttt, un sonido mecánico, estática…- ”Todo correcto señor, Vazquez corto” – su voz delataba que estaba mascando chicle, con un tono algo alterado producto seguramente de alguna inyección de hormonas.

-“Comprobando datos antes de soltar anclajes”- el comandante dejar ir la frase de rigor mientras realiza unas últimas comprobaciones, sus gestos son profesionales y demuestran experiencia.

Objetivos y otros datos relevantes que es mejor no obviar.

-“Soltando anclajes, buena caza.” – tuerce el gesto con aire pensativo mientras lo dice.

Abordaje en marcha…

Un pequeño ruido sordo y los anclajes se liberan, la nave de abordaje se aproxima a su objetivo.

-“Buena suerte. Me pondré de nuevo en contacto cuando reciba sus lecturas en el interior del pecio, corto y cierro” – un chasquido y la comunicación se interrumpe.

Un gesto rápido para mirar el reloj; no llevará más de 5 minutos la aproximación y el abordaje. El comandante hace chasquear los nudillos y se relaja un momento mientras comprueba los datos de la consola.

No puede ocultarlo…siente un cosquilleo en la espalda que no augura nada bueno…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: